Un sitio para guardar lo que veo, hago, y lo que quisiera ver, hacer y aprender.

Muerto!

Justo cuando terminé de hacer, diseñar y que había quedado completamente satisfecho con como había quedado la nueva aplicación para los formularios de la leche, la había subido al ‘servidor’ el antiguo netbook Samsung que dejé funcionando para efectos de servidor web, intercambios torrent y esas cosas, y le da por morirse. Muerto completamente, no hace ni asco al presionar el botón de encendido, así que le saqué el disco duro, para recuperar la información, la tarjeta de memoria por si sirve en algotra cosa y al cajón de los desperdicios electrónicos.

La pega fué cómo lo hago ahora. Una solución era ocupar la instalación actual de servidor web del mi actual netbook (que uso en modo local para la ficha electrónica), para lo cual, bastaba instalar el programa que actualiza el ip (DynDNS) y configurar adecuadamente el router tanto fijo de la casa, como el móvil. La pega es que no funciona con el sistema de internet móvil de Vomistar, ya que usa un proxy para asignar los números de IP individuales. Nada de mal desde el punto de vista de la seguridad pero… nada puede entrar a menos que sea a través de un canal VPN. Engorroso. Si funciona usando el router inalámbrico de Entel. Punto a favor. La pega es que es… lento.

La otra solución es montar un servidor web en el PC de escritorio, redirigir los puertos del router a ese equipo, instalar el programa de DynDNS en el PC y configurar adecuadamente todo. No es que no me gusten este tipo de desafíos, pero debo confesar que me dió un poco de lata, pero finalmente es lo que hice. Nada complicado si reciclas los archivos de configuración de un PC difunto. Una pequeña pega con el cambio de directorio del WordPress, pero finalmente resuelto.

Aplicacion Milk